Cuencos Tibetanos

CUENCOS TIBETANOS
Los cuencos tibetanos son conocidos en todo el mundo por los beneficios que proporciona su música. El sonido que producen son un método de sanación para cuerpo y mente de humanos y animales, habiendo numerosos estudios científicos que demuestran los grandes beneficios que producen. 
Los cuencos tibetanos son instrumentos con forma de bol que, además de poder decorar nuestro hogar, emiten sonidos en ciertas frecuencias que aportan beneficios a nuestro cuerpo y nos ayuda a relajarnos y meditar. Además de atraer las buenas energías que inducen hasta un estado mental de total bienestar para conectar con nuestro subconsciente, tiene otros beneficios,  Ayuda a la relajación y a la meditación, tanto para llegar hasta niveles más profundos como para aliviar la ansiedad y el estrés.
Este sonido tan especial se debe a su fabricación. Para realizarlos, se usa una aleación de siete metales distintos. El número de metales puede variar según dónde lo fabriquen, pero estos son los más comunes. Los cuencos del Tíbet con más valor, por ejemplo, cuentan con 12 metales en su aleación.
La razón es simple: cada uno de los siete metales representan uno de los siete cuerpos celestes que se veían de manera más sencilla al mirar al cielo en la época en la que se comenzaron a usar. De esta manera, se atraen las energías de todos ellos para que se alineen con tus chakras.

El metal que representa al Sol es el oro, mientras que la Luna está representada por la plata. El mercurio representa a, por supuesto, Mercurio; el cobre es Venus, el hierro es Marte y el estaño es Júpiter. El plomo, el último de los siete metales, hace las veces de Saturno.

ORIGEN
El origen de los cuencos tibetanos no está claro aún a día de hoy. Se conoce que los primeros de los que se tiene constancia se encontraron en el Himalaya, entre el Tíbet y el Nepal, y ya entonces habían sido utilizado durante cientos de años.
Estos cuencos fueron fabricados por monjes budistas y shamanistas, dentro de su espacio de paz y silencio y de la manera más ceremoniosa, para lograr el sonido armónico que relaja tu cuerpo y tu mente y te llevan a la meditación más profunda

COMO USARLO
Usar un cuenco tibetano es muy sencillo y enriquecedor. Lo primero, ponte ropa con la que te encuentres cómodo y te asegure libertad de movimientos. Debes sentirte completamente libre. Sujeta el cuenco con una mano a la altura del corazón o de vientre y golpea con suavidad en el centro para que las ondas comiencen a llegar a ti. A continuación, frota el mazo de madera por el borde, concentrándote en el sonido, y en las vibraciones que llegan hacia ti.

LIMPIEZAS ENERGÉTICAS
Al igual que para atraer energías positivas, el sonido de los cuencos tibetanos ayudan a eliminar todas las malas vibras que nos rodean a nosotros y a nuestro hogar. Por ello, es muy útil hacer una limpia energética. 
Antes de comenzar pasa por tu casa o negocio incienso de palo santo. Una vez purificado todo el entorno, procederemos a coger nuestro cuenco tibetano con la mano izquierda en la primera estancia, y a comenzar el ritual.Golpea el cuenco con suavidad y haz girar el mazo por el borde en sentido contrario a las agujas del reloj de manera relajada. Acerca el cuenco a aquellos objetos o fotos que crean que pueden atraer envidias, y con ello malas energías, para limpiarlas. Haz esto en todas las habitaciones, visualizando en tu mente cómo las malas energías se van y llega la energía positiva